domingo, febrero 19, 2012

Se acerca el aniversario

Pronto será 15 de mayo, pronto volverá a ser #15M. Un año es tiempo para poder hacer balance. Para hacer balance y decidir si el ritmo, la orientación y los apoyos del movimiento son los adecuados para el siguiente año o hay que reajustar algún elemento.

Han pasado muchas cosas. Y aún tienen que pasar muchas más. Esto no ha terminado. La crisis económica aún no ha mostrado todas sus cartas, todavía no sabemos todo lo que "debemos" al sistema financiero, al mercado y a no se quién más...

Los parados y los funcionarios ya están pagando. No recuerdo que fueran ellos los que la liaron, pero eso da igual, les toca pagar y punto, les toca pagar porque "alguien tiene que pagar".

La crisis se inició en los bancos. Unos decían que había mucho dinero, que crecíamos y de repente resultó que no, que no era cierto, que era humo... No fue el funcionario quien se equivocó ni quien dijo que había un error; no era el estado, ningún estado; no fue un político elegido democráticamente quien se corrompió y se llevó el dinero a casa, esta vez no. Fue el propio sistema financiero, fueron sus pilares, sus popes, los grandes gurús los que no aguantaron su propia burbuja especulativa. Construyeron su juguete, nos obligaron a jugar con él, tuvimos que hacerlo más grande y se les rompió en las manos y ahora hay que pagarlo...

Pero ellos no pueden pagar, no es que no quieran (que tampoco), es que no pueden. Porque para pagar deberían reconocer el error de base, la trampa desde el inicio: todo era mentira, especulación; su poder no es real, es figurado, un artificio. Y reconocer eso les duele, les jode mucho, muchísimo, porque les obliga a reconocerse inferiores a sí mismos, iguales a mi y eso si que no, eso no lo pueden tolerar.

Así que tenemos que pagar nosotros, todos. Una vez más... ¿cuantas veces más?

Esto no ha terminado, ni mucho menos. El movimiento debe continuar porque lo contrario es el caos. Hay que salvar el sistema ... hay que salvar la calle, la vida ciudadana, las personas, ese sistema. Porque solo con esos mimbres podremos hacer los cestos necesarios para proyectar un futuro posible.

¿Qué vamos a hacer para celebrar este primer año? ¿alguna idea?

martes, mayo 31, 2011

Carta abierta a los votantes del PP y a la gente de orden

Estimado amigo:

Si estás leyendo este blog, estoy seguro de que habrás oído hablar de la web democraciarealya, DRY para abreviar, y es bastante posible que tengas ya una opinión sobre su contenido y lo que representa. Puede que seas muy contrario a ese movimiento, o indiferente porque lo veas algo marginal y sin importancia que desaparecerá pronto, o puede que incluso estés de acuerdo con todo o parte de su manifiesto. Puede ocurrir cualquiera de esas cosas, pero en cualquier caso, te pido que leas estas líneas y luego vuelvas a decidir tu postura. Será poco tiempo.

Puede que creas que el movimiento #15M, que DRY han nacido en la izquierda, que son cosa de rojos, pero no es verdad. Todo esto nace desde el ciudadano de a pie, que está cabreado, indignado con un sistema que dice representarle pero le ahoga, le paraliza y le obliga a pagar una crisis que el propio sistema le ha preparado. No es cosa de rojos ver cómo los bancos, el sistema financiero tal y como está montado, toma el control de la vida pública y privada y pone en peligro la unidad de España, la construcción de Europa, el desarrollo del estado de derecho y el futuro de todos.

Nace desde el ciudadano de a pie, independientemente de su ideología, porque lo que le indigna nada tiene que ver con sus opciones políticas. Es un ciudadano que quiere hacer política, quiere participar de la política, quiere recuperar la política que considera secuestrada en manos de una forma de entender la economía en crisis total, en caída libre, que amenaza con arrastrarlo todo al fango. Un ciudadano como tu y como yo...

Es verdad que semejante movimiento prende con mayor velocidad en aquellos ciudadanos que ya estaban fuera del orden social establecido. Es normal: tienen mucho menos que perder porque ya perdieron o renunciaron-puede que irresponsablemente - a la mayoría de sus cosas antes. Pero esos son una minoría también en este movimiento, vistosa y muy televisiva, muy ruidosa, es verdad, pero minoría, no son la norma, no son el alma del movimiento, no lo dirigen ni deben dirigirlo. No deben dirigirlo porque es un movimiento de todos, pensado para permitirnos a todos elegir el recambio que hace falta en España y en el mundo.

Nuestro sistema financiero, nuestro sistema político, nuestro modelo de Estado está en crisis y tenemos que hacer cambios para sacarlo de ahí. ¿Pagando a los bancos para que no se hundan?¿permitiendo que cada vez más gente tenga una hipoteca que pagar sin casa donde vivir? ¿jubilándonos más tarde o teniendo menos coberturas sociales? Ese es el camino marcado por el sistema financiera actual, que son como bien sabemos tu y yo, los que mandan de verdad ahora mismo. Pero ese camino no tiene fuerza para renovar nuestra España, son medidas paliativas que se orientan a perpetuar lo que está en crisis, no ha crear algo nuevo y fresco que pueda sacarnos de ella recorriendo otro camino. Las vacunas no funcionan con personas enfermas y los tratamientos para mitigar el dolor no curan la causa de la enfermedad. Tenemos que hacer cambios en el sistema para que el sistema no nos cambie a nosotros y nos devuelva a golpe de recorte y talonario al siglo XIX.

Este movimiento puede ser un movimiento de salvación nacional. Este movimiento ha nacido con mecanismos suficientes para evolucionar hacia donde queramos entre todos. Pero si los simpatizantes de opciones políticas conservadoras, si la gente de orden dejamos todo esto en manos de una minoría que tampoco nos representa a todos, entonces habremos perdido con irresponsabilidad la oportunidad de cambiar las cosas, de arreglar el estropicio, de preservar nuestra auténtica y esencial formad de vida, nuestra forma de convivencia.

España te necesita urgentemente. España y tu futuro te llaman. Tienes que acudir a su llamada. Es tu deber y es por tu bien.

Gracias por leer hasta aquí. Y ahora, respóndete: ¿vas a a dejar que sean ellos quienes lo intenten?



viernes, mayo 20, 2011

spanish revolutions: ¿es posible?

Es posible, claro que es posible.

Lo que no ha podido “el amor” (si es que alguna vez tuvo una oportunidad), ni la lucha de clases, ni la fuerza de las armas, puede que lo pueda conseguir la indignación… ¡quién lo iba a decir!

Yo estoy harto, indignado y cabreado. Eso, de momento.

Luego, cuando todo el mundo sepa que estoy enfadado, entonces y solo entonces, intentaré pensar qué me gustaría que pasara para dejar de estar indignado y cómo puedo colaborar para hacerlas posibles.

Quiero decir qué cosas concretas serían para mi un buen primer paso, no cosas como “un mundo mejor” o “un mundo más justo”, que, para eso, no me hace falta mucha reflexión

quiero un mundo mejor y más justo, quiero que sea posible un mundo mejor y lo quiero ¡ya!
Pero eso lo pensaré después, porque, si me pongo a pensarlo ahora, si con mi cabreo pienso qué hacer como primer paso, lo que me pide el cuerpo es tirarme al monte y mandarlo todo a la mierda. Y esa no es buena idea.

Yo no quiero abandonar el sistema, yo quiero que lo abandonen “ellos”. Este es mi sistema, esta es mi sociedad, este es mi país, esta es mi democracia. Son ellos, los partidos políticos con sus listas cerradas, los sindicatos con su mamoneo, los bancos con su asquerosa e impúdica codicia, los mercados con sus cuentas y balances, los que me joden y me sobran y me indignan.

¿Utopía? Puede. Como que el hombre vuele.

¿Imposible? Y una mierda.

¿Ilegal? Pues peor para la ley: habrá que cambiarla. Porque, quitando la de la gravedad y alguna frikada más de ese estilo, las demás leyes las podemos reformular de vez en cuando.

¿O no?

jueves, marzo 18, 2010

haiku positivo de inicio de primavera

“Una sonrisa,
un barco que dibuja
la primavera”

martes, marzo 09, 2010

el tiempo y el reloj

Muchas veces confundimos un concepto y su escala de medida. Confundimos la longitud con los metros, la temperatura con los grados celsius, la palabra con el concepto...

Pero no es lo mismo.

Hay segundos, instantes que son una vida entera. Hay años enteros en los que no hay ni un instante de vida, al menos de vida inteligente, interesante.

No sé si me explico.

jueves, marzo 04, 2010

A solas con mi blog

Es curioso. En los últimos meses han cambiado muchas cosas de mi vida y, sin embargo, este blog se mantiene igual. Tal vez porque nunca le he dedicado demasiado tiempo, ahora el tiempo que dedico a otras cosas no le afecta.

No pienso anunciar, de nuevo, un resurgimiento. Revisando el blog, veo que ese concepto, el de "ahora si que comienza a despegar", es el más representado en los post.

Digo yo que, si no escribo más aquí, será por algo.

Bueno, pues el caso es que estoy solo en mi casa y me he dado una vuelta por mi propio blog.

Me he leído todos los post y todos los comentarios de los mismos. Y me ha gustado, la verdad. Creo que debería darle una vueltecita al blog y dedicarle un rato a la semana.

Porque no es que no tenga nada que contar. Cualquiera que me conozca sabrá que soy generoso y hasta pesado con mis cosas y las que me rodean. Tengo cosas que contar, al menos a un blog.

De hecho, muchas veces fantaseo con que esto a aquello lo escribo aquí. Pero, como en ese momento fantaseo con escribirlo precisamente porque no lo puedo escribir de verdad, pues cuando puedo, ya no lo hago. Es como si la ensoñación agotara el escrito, lo matara, lo hiciera antiguo e inservible.

Intentaré corregir este asunto. Intentaré dedicarle al menos dos ratos de media hora cada rato a la semana. Como si fuera una actividad reglada. Pondré en mi agenda electrónica "cita con mi blog" y a ver si así lo consigo.

Nuevo proyecto de año nuevo. Lo se, es marzo, pero ¿no es ahora cuando comienza el ciclo vital de la naturaleza? Pues feliz año nuevo.

miércoles, febrero 10, 2010

Las vueltas de la vida



La expresión las vueltas que da la vida la hemos oído todo. De hecho, la mayoría de nosotros la hemos dicho alguna vez. Puede que sea cierto, que la vida de vueltas y que pasando el tiempo volvamos a reconocer una situación del pasado.
Siempre he creído que la vida, en realidad, lo que traza es una espiral. No vuelve al mismo sitio, a la misma situación, sino a una parecida desde la que reconocemos la anterior, como en una espiral, que después de 360 grados estamos cerca de donde estuvimos, pero no en el mismo sitio.

Pero lo que si que es circular, es lo que nuestro carácter irradia. Cuando estamos contentos, cuando algo nos ha hecho felices, transmitimos en círculos concéntricos esa felicidad. No importa cual ha sido la causa, la onda expansiva alcanza todo nuestro entorno.

Como es natural, funciona también con otros estados de ánimo. Cuando algo nos hace estar pesimistas, todo lo que nos rodea parece más negro. Cuando nos enfadamos con algo o alguien, todo y todos reciben parte de nuestra ira.

Por eso es muy importante, a mi juicio, ser cuidadoso, incluso tacaño, con nuestra mala leche. Una vez manifestada no seremos capaces de dirigirla a quien nos la ha provocado. Esa persona se lo merece, seguro, pero todas las demás, no. El daño es mayor que el beneficio, en la mayoría de los casos.

Al fin y al cabo...

Vivimos en el mejor de los mundos posibles.